Exfoliantes caseros para el cutis

Sabias que es importante exfoliar nuestro cutis por lo menos una vez a la semana para eliminar impurezas, células muertas y limpiar de una manera mas profunda los poros de la piel.

En este post te explicare sobre los beneficios de la exfoliación, cuando debes hacerlo y te daré algunas recetas caseras según tu tipo de piel, así que empecemos..

Beneficios de la exfoliación

Después de cierto tiempo nuestra piel puede ir acumulando restos de maquillaje, polvo, sudor, aceites o partículas del ambiente que hacen que nuestro cutis luzca opaco o sin vida y es allí cuando debemos usar un buen exfoliante según tu tipo de piel, esto nos proporcionara los siguientes beneficios:

  • Piel más limpia, sedosa y radiante.
  • Eliminación de acné y puntos negros.
  • Prevención de arrugas.
  • Disminución de aspecto demacrado y cansado.
  • Mejor absorción de las propiedades de otros productos humectantes.

¿Cuándo debo aplicar un exfoliante sobre mi cutis?

Lo más recomendable es que realices este tratamiento una vez a la semana, pero dependerá de tu tipo de cutis , es decir, si tu piel es grasa o mixta es necesario una exfoliación dos veces a la semana, pero si tu piel es seca, sensible o madura necesitas la exfoliación una vez por semana o una vez cada diez días.

Otra pregunta que te puedes hacer es si hay alguna hora del día que sea mejor aplicar la exfoliación, yo sugiero que lo hagas por las noches para evitar la exposición al sol una vez finalizado el tratamiento.

Algo que debes tomar en cuenta es que no debes exfoliar tu piel esta irritada, así como después de tomar el sol, después de un tratamiento de peeling de láser o químico, o sobre una herida.

Y recuerda que antes de realizar cualquier exfoliación debes tener tu piel húmeda y limpia.

Y llego el momento mas esperado te daré tres recetas caseras para que exfolies tu piel desde la comodidad de tu hogar según tu tipo de piel.

Piel grasa

Limón y azúcar morena

Esta receta es muy beneficiosa ya que el limón actuará como un astringente y evitará que se desarrolle de manera excesiva el sebo en la piel. El procedimiento para prepáralo es muy sencillo solamente necesitas una cucharada de de azúcar moreno y el jugo de un limón.

Mezcla los ingredientes hasta que formes una pasta, aplica la mezcla sobre tu rostro y realiza suaves movimientos circulares por toda tu piel, evita hacer mucha presión sobre tu rostro.

Deja actuar por 15 minutos y retíralo con abundante agua fría.

Piel mixta

Avena y miel

La piel mixta es una combinación entre piel seca y piel grasa, en la mayoría de los casos la piel seca se presenta en la zona de las mejillas y el contorno de los ojos, mientras que la zona grasa viene siendo lo que se conoce como zona T del rostro, que comprende la frente, la nariz y la barbilla.

Para esta receta necesitas dos cucharadas de avena en hojuelas y una cucharada de miel, mezcla bien los ingredientes y aplícalo sobre tu rostro realizando suaves masajes, deja actuar entre 10 a 15 minutos y retira con abundante agua fría.

Piel seca

Aguacate y aceite de oliva

El principal problema de la piel seca es que les hace falta una hidratación natural y es por ello que debemos usar productos que sean de una composición cremosa y con propiedades humectantes.

Necesitas medio aguacate y una cucharada de aceite de oliva, aplastas el aguacate con un tenedor y le agregas el aceite lo mezclas bien hasta formar una pasta y los aplicas a tu cutis realizando movimientos circulares y suaves por cinco minutos, dejas actuar por 15 minutos y retiras con abundante agua fría.

Recuerda que después de realizar la exfoliación independientemente del tipo de cutis que tengas debes aplicar una crema humectante y evitar tocar excesivamente tu rostro ya que se encuentra mas sensible de lo normal.

Y además es importante que tomes mucha agua para que te mantengas hidratada por dentro, si te aburre tomar solo agua aquí te dejo un link que te encantara aguas aromatizadas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.